La ONG de Desarrollo Madre Coraje, que comenzó a trabajar con proyectos de cooperación en Mozambique en el año 2013, alerta sobre la situación de emergencia en el país africano tras el devastador paso del ciclón Idai. Aunque la población que participa en los proyectos de Madre Coraje en el país africano no se ha visto afectada de forma severa, el compromiso y la responsabilidad de la Asociación les impulsa a apoyar a las poblaciones perjudicadas a través de otras entidades sociales como son la Asociación Siloé y ‘Sagrados Corazones’.

El ciclón Idai está causando estragos en el centro de Mozambique donde las lluvias son constantes, fuertes e intensas provocando desbordamientos de ríos que están afectando a la población de manera drástica. Todo apunta a que las secuelas de esta catástrofe serán de carácter severo para el país. El Gobierno de Mozambique ha declarado emergencia nacional por primera vez desde la independencia y tres días de luto. Entre 600.000 y 1.100.000 personas están afectadas.

“La ciudad de Beira ha sido devastada en un 90%. En la provincia ha asolado aldeas enteras, cosechas perdidas, animales muertos, casas, vías de acceso, escuelas y hospitales derruidos… y las enfermedades que toda este agua traerá… cólera, malaria… será terrible. Se habla de más de mil muertes, miles de desaparecidos y de damnificados”, explica Alejandra González, española expatriada de Madre Coraje en Mozambique. Las poblaciones que participan en los proyectos de Madre Coraje no se están viendo perjudicadas de manera grave ya que el trabajo de esta ONGD se concentra en el sur y en el norte. “Las consecuencias de este temporal en nuestra zona podrían llegar si varias presas que tenemos cerca rebasan sus niveles y tienen que abrirlas. Estamos muy pendientes de esta circunstancia”, apostilla González.

“A pesar de que la población destinataria de nuestras intervenciones no se está viendo directamente afectada, el compromiso y la responsabilidad de nuestra Asociación nos impulsa a participar y apoyar a las poblaciones perjudicadas. Para ello, estamos en contacto y predisposición de colaboración con entidades sociales como la Asociación Siloé y ‘Sagrados Corazones’, cuyos proyectos y población destinataria se ha visto desolada ante esta tragedia climatológica. Cuando esta colaboración esté coordinada y planificada, la daremos a conocer con el objeto de animar a la ciudadanía y entidades financiadoras a implicarse en proyectos y acciones de apoyo directo a las localidades afectadas”, explica José Jiménez, Presidente de Madre Coraje.

Recordamos que Madre Coraje coopera para el desarrollo y para la prevención, precisamente líneas de trabajo que fortalecen a las comunidades locales frente a los fenómenos naturales adversos.