CARTA DEL PRESIDENTE

A punto de cumplir sus primeros 15 años, la Asociación de Fundaciones Andaluzas (AFA), se ha consolidado como un espacio de encuentro de referencia para el llamado Tercer Sector y también como un instrumento efectivo para el cumplimiento del compromiso con el que la Asociación nació en 2003: facilitar el trabajo de las fundaciones de nuestra comunidad, contribuir a su profesionalización y hacer realidad un sector fuerte que apueste por la transparencia en su gestión.

Nos mueve un objetivo común: contribuir a que las fundaciones andaluzas continúen siendo una herramienta útil, ágil y moderna al servicio de la sociedad, prestando apoyo e impulso en ámbitos tan fundamentales como la educación, la salud, la asistencia social, la investigación científica, el impulso del emprendimiento y la creación de empleo, la conservación del patrimonio, la promoción de la cultura y el arte, la protección del medio ambiente o el fomento del deporte, por citar sólo alguno de los ámbitos en los que trabajamos.

Cada año, las casi 300 entidades sin ánimo de lucro integradas en la AFA dan servicio a miles de personas en las ocho provincias de nuestra comunidad, prestando así una aportación muy necesaria, especialmente en un contexto de dificultades como el actual, en el que lamentablemente ni la iniciativa pública ni la empresarial resultan suficientes. Ésta es una realidad y desde las fundaciones andaluzas estamos orgullosos de poder ayudar a cubrir esas necesidades con nuestro compromiso y nuestro trabajo diario.

Como organización al servicio de la sociedad, la AFA ha apostado desde sus inicios por que las fundaciones impulsen normas de Buen Gobierno, trabajen bajo criterios de transparencia y rindan cuentas puntualmente de sus actividades. Con este compromiso, hemos elaborado un Código Ético que deben suscribir todas las fundaciones asociadas, contribuyendo de esta manera a fortalecer los vínculos de confianza entre nuestras entidades y los ciudadanos.

Hemos participado también en el desarrollo normativo del sector, colaborando en la redacción de la Ley de Fundaciones de Andalucía de 2005 y en el posterior Decreto por el que se aprobó en 2008 en Reglamento de Fundaciones. En la misma línea, la Asociación ha seguido emitiendo informes y propuestas relativas a cualquier iniciativa legislativa que afectase al sector.

Nuestro compromiso con la profesionalización de las fundaciones es otra de las grandes líneas de trabajo de la AFA, con importantes programas y recursos destinados a la información, el asesoramiento y la formación en materia de gestión, financiación, desarrollo de proyectos o en el uso de las nuevas tecnologías. De la misma manera, desde la Asociación ponemos a disposición de las entidades asociadas nuestra red de contactos, para estimular la generación de nuevas sinergias que puedan ser provechosas para el trabajo que realizan.

En los próximos años, las fundaciones andaluzas queremos seguir profundizando en nuestro compromiso con nuestra tierra, en dar respuesta a los deseos, aspiraciones y necesidades de los ciudadanos. Queremos seguir caminando al ritmo de la sociedad, atentos siempre a los cambios que se van produciendo para ser en todo momento un instrumento cercano y útil, que contribuya a una Andalucía más abierta, más justa y con más oportunidades para todos.

Fdo.: Antonio Pulido Gutiérrez

Presidente de la Asociación de Fundaciones Andaluzas